19 noviembre, 2017

“La situación en Cataluña es posible revertirla pero con tiempo y firmeza”

Teresa Giménez Barbat.

Nacida en Barcelona, miembro fundador de Ciudadanos, aunque dejó la formación para incorporarse en UPyD, agrupación con la que llegó al Parlamento Europeo. Ahora milita en ALDE

Teresa Giménez nació en Barcelona. Se considera catalana y española y afirma estar muy preocupada por la situación de Cataluña. Aunque es una persona optimista los últimos acontecimientos la llevan a pedir una actuación urgente porque “estamos fatal pero puede ir a peor”. Miembro fundador de Ciudadanos, lo abandonó para incorporarse a las filas de UPYD y con estas siglas llegó al Parlamento Europeo, aunque el año pasado decidió dejar el partido político español e integrarse en las filas del partido europeo Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE).

Teresa Giménez Barbat.
Teresa Giménez Barbat.

¿Cuál es el proyecto que destacaría de todos aquellos en los que está inmersa en Europa?

Soy la persona que lleva la implementación del programa “Europa para los ciudadanos”. Desde que estoy en el Parlamento me he ocupado mucho de cuestiones de ciudadanía porque soy una creyente absoluta de que en el futuro tendremos los estados unidos de Europa, vamos a tener esta gran patria para todos, ahora la estamos construyendo porque es algo que no se produce de un día para otro.

¿Qué actuaciones prevé este programa para conseguir sus objetivos?

Los programas de ciudadanía son fundamentales porque no crean Europa de arriba para abajo, sino que moviliza a la gente. Es un programa que hace participar a ayuntamientos, municipios o pequeñas asociaciones, entre otros; ha habido momentos en el que el programa ha llegado directa o indirectamente a 7 millones de ciudadanos en Europa. Lo que se trata es de crear esa idea de ciudadanía, de conocimiento de Europa, de la memoria, de todo lo que compartimos todos los europeos. Es un programa de los menos conocidos pero animo a la gente a que participe.

¿En estos estados unidos de Europa como encaja Cataluña?

Yo quiero dar voz a los catalanes no nacionalistas. Soy catalana, nacida en Cataluña, de familia hipercatalana, hablo catalán a mis hijos, tengo dos nietos y es imposible que les hable en otra lengua que no sea catalán porque es lo que me sale del corazón. Soy escritora en lengua catalana pero soy una persona abierta como una gran parte de la sociedad catalana, que ahora está siendo silenciada por el crecimiento de un delirio que es el independentista que se ha dejado crecer desde España desde los distintos gobiernos, tanto populares como socialistas.

¿Por ese sentimiento nació Ciudadanos?

Los diferentes gobiernos han sido muy negligentes con lo que pasaba en Cataluña. Creamos Ciudadanos para decirle al gobierno que no estaba respondiendo al desafío real. Con el tiempo también surgió Rosa Díez con la oferta que en aquel momento rivalizaba con Ciudadanos. Afortunadamente en este momento tenemos un partido como Ciudadanos que puede recoger todo eso y creo que va a ser clave en el futuro político de España.

¿La situación en Cataluña ahora es considerablemente diferente a cuando se crearon esos partidos?

Yo como catalana estoy viviendo esto bastante mal, es verdad que yo veía crecer todo este problema pero pensé que en algún momento se iba a recuperar un poco la razón, que se podía reconducir. En el primer referéndum no pasó nada, yo creo que se tenía que haber actuado entonces. A este tipo de movimientos, por desgracia, tenemos tendencia a minusvalorarlo pensando que al final el sentido común se va a imponer.

Pero, ¿no ha sido así?

Por más que sea una sociedad ilustrada como es la catalana, que tiene un nivel de vida y de educación alto, esto nunca ha protegido en la Historia de la Humanidad contra el fanatismo y contra el delirio colectivo. Ha crecido de una forma que está arrastrando a una gran parte de la población, cuanta más gente tienes alrededor que se va adscribiendo a un movimiento, más solo y más raro te sientes, más te inclinas a pensar que igual estás equivocado y acabas yendo con la masa y es lo que está pasando en Cataluña. Ya hemos visto lo que ocurrió el 1-O.

¿Dónde está el final o la solución?

Yo no veo el final, yo pienso que hay una fractura muy grande. Naturalmente no soy derrotista nunca, pienso que las cosas igual que se han estropeado se pueden revertir, lo que si es verdad es que va a hacer falta un programa, una estrategia a años vista. Puede haber soluciones a corto plazo pero se ha hecho un gran daño a la sociedad. Hay que concienciarse que va a ser un trabajo de mucho tiempo, se tendrá que hacer una estrategia de tiempo, de la misma forma que los nacionalistas han influido en la sociedad a través de la escuela, universidades o asociaciones, esto es una tarea que tienen también que encarar los que vayan a gobernar este país, porque en caso contrario vamos a tener un problema sin solucionar.

Entonces, ¿ve una ventana?

Es posible revertirlo pero con tiempo y desde luego con firmeza. Dialogar, discutir… hemos llegado a un punto en el que ya no hay nada más que ceder, ahora es el momento de decir la ley es esta… esto es lo que hay que hacer y si no te atienes a las consecuencias.

¿Este es el peor momento para una catalana como usted?

Nunca he vivido un momento tan terrible y piense que cuando creamos Ciudadanos lo hicimos porque pensábamos que las cosas no podían ir peor. Acuérdese siempre todo por malo que sea se puede estropear. Es terrible decir esto, en Cataluña estamos fatal pero puede ir a peor, no quiero ser un ave de mal agüero pero en fin … Estos días me he encontrado en Estrasburgo con diputados de diferentes países y uno de ellos de Croacia que nos avisaba: “id con cuidado porque se empieza de una manera y no se sabe cómo se acaba”. Y es verdad tenemos que estar ahora todos juntos, afortunadamente parece que por primera vez los partidos políticos están viendo que es un problema de todos. Espero que los socialistas que son clave en todo esto dejen los intereses más políticos, más de partido y se den cuenta que esto es una cosa que tenemos que solucionar todos juntos y esto va a ser clave.

Me ha hablado de una sociedad fracturada, hay también familias fracturadas, ¿es ese su caso?

Mi familia también, no gravemente pero también, y eso duele. Pero soy optimista aunque lleve una semana que con el tema de Cataluña me siento pesimista, pero globalmente soy de las que piensan que el mundo va a mejor y encontraremos la solución.

¿Y cómo ve el resto del territorio español?

Lo que está pasando en la sociedad catalana se parece mucho a lo que está pasando en la sociedad española en el sentido de que nos hemos acostumbrado durante muchos años a una política sectaria, los de derechas y los de izquierdas y aparentemente sin encontrar puntos en común. En España existe ese tipo de demonización de unos y otros y eso ha sido una cosa muy mala.

¿Acuerdos que son imposibles en España se ven factibles en Europa?

Sí, en el Parlamento tienes que negociar con todo el mundo, aquí no hay la demonización salvo un poco con los extremos, pero desde luego partidos como el PP, PSOE y ALDE son el arco socialdemócrata y hacemos mucho trabajo conjuntamente.

¿A qué le tiene miedo?

Le tengo miedo a la propia naturaleza humana, por un lado es angélica y por otro hay unos innatismos que pueden ser buenos, como los sentimientos de grupo, los sentimientos que tienes por los tuyos pero que manipulados pueden llevar al odio al otro, y estamos viendo como es fácil despertarlo. Yo que he dedicado algunos eventos en el Parlamento a hablar de esto, ahora lo estoy viendo en mi propia sociedad como gente pacífica que no se había preocupado de algunas cosas, ahora es capaz de insultar. De momento afortunadamente no ha pasado nada más allá de ese tipo de agresión moral pero ahora se trata de convencer con la fuerza de los argumentos y también de la ley.

Antropóloga y escritora, ¿por qué decide meterse en política?

Yo no decidí meterme en política, lo que quería era ceder el tema político a cualquiera que viniera detrás porque cuando fundamos Ciudadanos, nadie quería meterse en política. Es verdad que dos o tres nos quedamos más involucrados, luego llegó UPYD y he acabado aquí. Ahora estoy afiliada al partido europeo ALDE pero no estoy afiliada a ningún partido político español. El periplo político que hace mucha gente no ha ocurrido en mi caso, he acabado directamente aquí, pero por mi personalidad e intereses, creo que este es un sitio que me va bien.

¿Este es el momento de su vida laboral que más le gusta?

Si, sin duda. Me han pasado muchas cosas en mi vida que preferiría que no me hubieran pasado pero todas han influido a que por ejemplo ahora esté aquí haciendo un trabajo interesante, que tenga una familia estupenda a la que quiero mucho y ellos me quieren a mi. No podría tocar nada de mi pasado que no desmontase este presente.

¿Qué le ha aportado trabajar para Europa?

Unas posibilidades, una oportunidad muy grande que estoy aprovechando al cien por cien, aquí tienes medios y personal para hacer proyectos. Aunque sea un trabajo enorme lo estoy explotando.

¿Se acuerda de la primera vez que visitó Almería?

Sí, cuando era pequeña no salíamos tanto y las vacaciones las pasábamos en el pueblo, pero cuando me hice mayor y mi familia tenía más medios económicos hicimos un viaje en coche y recuerdo que llegamos hasta Almería, me pareció una cosa fascinante. Tengo unas imágenes muy grabadas de Almería, la luz y el sol, la verdad es que la tengo asociada a mi infancia.

¿Y la última?

He estado en Aguamarga no hace mucho. Mi marido es muy aficionado a coger el coche e irnos a la aventura. Me gustó mucho el paisaje tan abrupto, tan salvaje, me pareció precioso. Soy una catalana pero con un gran cariño a toda España.

Sobre el Autor

Entradas relacionadas

Dejar uncomentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *