11 diciembre, 2017

No existen niños nacionalistas

vlcsnap-2016-05-09-08h51m48s127

Los niños humanos nacen con una corteza cerebral que contiene alrededor de 10.000 millones de neuronas y un número mayor de sinapsis. Cada  año se forman miles de conexiones nuevas, algunas por puro azar, pero otras debido a la experiencia. Esta maravillosa «plasticidad» es lo que nos permite aprender y adaptarnos a nuestros nichos culturales. Los genes predisponen, pero no determinan: la experiencia cambia  nuestros cerebros.

Nuestra naturaleza es esta combinación de azar, aprendizaje y herencia. Nacemos predispuestos para favorecer a la parentela y el propio grupo, por ejemplo, pero esto sólo es saludable y funcional hasta cierto punto. En un mundo cada vez más global no  podemos seguir comportándonos como si viviéramos aún en la aldea ancestral. Por esta razón, deberían preocuparnos aquellas culturas que  inculcan odio e identidades excluyentes, y lo hacen desde la infancia. Por desgracia, esto es lo que está ocurriendo con el nacionalismo catalán radicalizado y su impúdica utilización política de los niños, desde la escuela a las movilizaciones callejeras en el contexto del  llamado «procés». Desde el Parlamento Europeo he denunciado este uso político en preguntas dirigidas a la Comisión Europea.

Los niños no  nacen odiando a los extranjeros ni a los vecinos. No existen «niños constitucionalistas » ni «niños separatistas». El colectivismo  narcisista que caracteriza a las formas patológicas del nacionalismo no es innato, bueno ni natural: necesita ser enseñado y puede cambiar literalmente el cerebro de los niños mucho antes de haber madurado en términos neurológicos y de personalidad. Tenemos que ser conscientes de que cuanto más tempranamente se forman los nudos del fanatismo y la xenofobia –incluso a escala del cerebro–, más difíciles son de desatar. Inyectar ideología en los niños es una forma de abuso infantil: dejen a los niños ser simplemente niños.

TERESA GIMÉNEZ BARBAT
Publicado en ABC, 30 de septiembre de 2017

Sobre el Autor

Entradas relacionadas

Dejar uncomentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *