Pregunta a la Comisión: Contra el tratamiento de los productos homeopáticos como medicamentos

Recientemente, la Comisión Europea ha puesto en funcionamiento un paquete de medidas para combatir la desinformación sobre las vacunas e impedir que siga incrementándose el número de ciudadanos que opta por no vacunarse. Son de elogiar las palabras del comisario de Salud Vytenis Andriukaitis, que aseguró que «es un hecho» que las vacunas funcionan bien, «como decir que la Tierra gira alrededor del Sol y no a la inversa».

Esta firmeza contra los movimiento antivacunas y en favor de la razón y la ciencia se echa a faltar respecto a la homeopatía. La directiva 2001/83/CE define la homeopatía como aquel producto que no puede tener «indicación terapéutica» y que ha de estar suficientemente diluido como para que sea «inocuo». Por su propia definición, la homeopatía no puede tener ningún efecto sobre las enfermedades, y por eso es todo lo contrario a un medicamento, a pesar de que la Directiva los califique así. Ningún producto homeopático ha podido demostrar científicamente que sirva para nada.

¿Con la Directiva que trata los productos homeopáticos como si fueran medicamentos no se está confundiendo -o incluso engañando- a la opinión pública?

¿Qué pasos se van a dar para solucionar la evidente falta de coherencia a la hora de tratar temas como el de las vacunas y el de la homeopatía?

Pregunta parlamentaria a la Comisión con solicitud de respuesta escrita