26 mayo, 2017

Rostros de fusilados cubanos llegan al Parlamento Europeo

arton337305[1]

Los fusilamientos en Cuba bajo el régimen de Fidel Castro son una historia no contada, por ello el pintor y escritor Juan Abreu decidió mostrar los rostros de los olvidados, ya que sentía una obligación moral y así fue como nació su exposición, 1959.

“Porque de aquí a cien años, cuando nadie se acuerde de quién fue Fidel Castro, ahí están los cuadros y la gente dirá ‘¿y estos quienes son, tan bonitos?’ Y eso, la verdad es muy reconfortante”, dijo en una entrevista para el medio cubano 14ymedio.

Para retratar las caras de los que murieron bajo los juicios impuestos por castristas a quienes consideraban “terroristas”, el cubano exiliado en Barcelona desde 1980, se asoció con María Werlau, quien dirige Archivo Cuba y con Luis González Infante, un expreso político que a través de su libro Rostros/Faces, recopiló nombres y fotos de los muertos fusilados, durante el levantamiento de El Escambray, una guerra civil a la que Fidel llamó “lucha contra bandidos”.

“Es de un salvajismo el mecanismo de castigo del sistema, que uno siente furia de que todo esto haya quedado olvidado. Si yo fuera un chileno o argentino, esto llamaría la atención inmediatamente”, comentó en dicha entrevista.

La exposición fue organizada por los eurodiputados de Ciudadanos, Teresa Giménez Barbat y Javier Nart, misma que es exhibida en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas hasta el 10 de febrero.

Al hablar sobre este homenaje a los ciudadanos cubanos, Nart parafraseo al Ché Guevara al decir que: “El odio crea en el revolucionario una máquina de matar”, refiriéndose a lo realizado por el hoy fallecido comandante.

Abreu ha reunido en su proyecto 1959, un total de 90 retratos de víctimas de la violencia en Cuba y ha sido YouTube una herramienta indispensable para su objetivo, ya que a través de esta red social colocó un video en el que pide fotografías a todos aquellos que conozcan sobre alguna persona que haya sido fusilada.

“Quiero que quien vea la obra piense en vida y color. Rescatar a estas personas a través de la belleza del arte. El arte permanecerá, los criminales recibirán su merecido”, expresó al inaugurar su exposición.

El artista plástico cubano decidió mezclar en sus cuadros expresiones de cultura pop, pues los retratos tienen matices de rosa fucsia o azul neón, lo que hace que las expresiones resalten y tengan un aire provocativo no sólo a la muerte que se los llevó, sino a un Fidel que les arrebató sin más ni más, su libertad.

Herida profunda

El horror también se instaló en La Habana y ahora es bosquejado: no sólo Goya dibujó el espanto. Fusilar: mirar la muerte en el instante mismo que el proyectil se abalanza contra la vida. ¿Un pañuelo para qué?: cenefa que los asesinos imponían a las víctimas. El comandante Guevara, el Che, ese que aún veneran algunos trasnochados de izquierda, estaba detrás de toda esa afrenta. El artista plástico cubano Juan Abreu devela aquello que el olvido ha querido tragarse. En la exposición 1959 están los rostros de ese episodio vergonzoso del castrismo. Noventa retratos que condensan la ignominia. Noventa instantes de un sudario de fulgores grises con la presencia del sol de la Isla. El arte puede resucitar la desgracia: los asesinos no podrán escapar del espejo del castigo. Abreu, lo advierte.

Leer noticia en La Razón MX »

Sobre el Autor

Entradas relacionadas

Dejar uncomentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *